sábado, 6 de octubre de 2012

Anécdotas curiosas

Otros
 Dos amigas de toda la vida quedan para salir y tomar unas copas, tras varias horas y con cierto alto grado de alcohol en la sangre. Deciden volver a sus casas.

A una de ellas por el camino le entraron ganas de mear y pidió a su amiga que la acompañara, lo más discreto y cercano que vieron era un cementerio.

Ambas mujeres saciaron sus necesidades. La primera Mujer se limpió con las bragas y las tiró. La segunda cogió una cinta del cementerio y se limpió con ella.

Al día siguiente los maridos se llaman horrorizados por teléfono:

Oye Jose mi mujer llegó borracha a casa, y sin bragas.

Joder tío lo mío es peor, la mía llegó borracha y llevaba colgando una cinta que ponía:

Tus amigos de Badajoz no te Olvidan.